Durante unos cuantos años, hemos ido viendo como los discos duros rellenos de helio, en lugar de aire normal, se están imponiendo en ciertos sectores del mercado. Son, precisamente, estos modelos de discos duros, aquellos que se suelen comercializar como modelos que poseen la mayor capacidad de almacenamiento de datos.

Rellenarlos de helio presenta ventajas bastante importantes para el funcionamiento de este tipo de unidades de almacenamiento:

  • Al ser el helio menos denso que el aire, hay menos gasto energético a la hora de hacer girar los platos para acceder a la información en ellos almacenada, dado que la resistencia a la rotación es menor. Generalmente, el consumo energético puede ser hasta un 20% inferior al de los discos duros tradicionales.
  • Por el mismo motivo que el anterior, los platos tienen menos vibraciones a la hora de girar en el interior del disco duro.
  • También por el mismo motivo, los platos que hay dentro de este tipo de unidades de almacenamiento pueden ser más delgados que las de los modelos tradicionales, lo que implica que se pueden utilizar más platos en una carcasa de 3,5 pulgadas estándar.
  • La conductividad térmica del helio es 7 veces superior a la del aire, lo cual facilita que estos discos duros se refrigeren mejor que los tradicionales.

Sin embargo, a pesar de la reducción en la fricción con el aire, ningún fabricante se ha atrevido a incrementar las velocidades de rotación de los discos duros rellenos de helio, manteniéndose estas en las habituales 7.200 o 5.400 rpm.

Fuente: https://hardzone.es/

Última modificación: noviembre 13, 2019

Autor

Comentarios

Comenta o responde a los comentarios

Tu dirección de correo no será publicada.