Disco Duro Ssd
Disco Duro Ssd

Los servidores son ordenadores con mayor capacidad, que permite almacenar archivos de uso doméstico o académico, así como información generada en empresas donde sea necesario que cientos de usuarios se conecten de forma simultánea.

En estos dispositivos, el sistema de almacenamiento es el pilar ya que su función principal es almacenar la información que reciben de otros equipos, o que los usuarios alojen directamente en el servidor.

Sin duda, el disco duro es uno de los componentes más importantes de todo servidor y, al elegirlos, pareciera que todos son iguales, pero lo cierto es que no solo es una cuestión de precio, sino de características, rendimiento, vida útil y funcionalidad. El tipo de datos a almacenar y las necesidades en función de tráfico son los factores principales para elegir una u otra unidad de almacenamiento.

Si te encuentras en la búsqueda de un nuevo servidor y tratas de descifrar las características técnicas, probablemente tengas muchas dudas con respecto a los tipos de unidades de almacenamiento: disco SSD, SATA y SAS.

Si después de leer algunos detalles técnicos sientes que entiendes menos que al principio, quédate con nosotros ya que hoy te contaremos sus características y diferencias de una forma fácil de comprender.

Disco SSD

Los discos SSD o unidades sólidas se encuentran libres de componentes móviles por lo que sus tiempos de acceso son hasta diez veces más rápidos que las unidades mecánicas convencionales. Además desprenden menos calor, son más sólidos, resistentes y silenciosos porque no tienen partes mecánicas que giren.

SSD es una tecnología de almacenamiento basada en chips de memoria no volátiles, muy similares a los pendrives o a las memorias RAM, que almacenan datos mediante un impulso eléctrico en vez de hacerlo sobre discos magnéticos como los discos duros HDD.

Ahora bien, a diferencia de las unidades de almacenamiento SSD, las siglas SATA y SAS no se refieren a otros discos duros sino a interfaces de conexión para enviar los datos a velocidades de transferencia variables.

Ambos son muy parecidos y su diferencia principal radica en el conector que utilizan.

Interfaz SATA

El término SATA significa Serial Advanced Technology Attachment, o accesorio de tecnología avanzada en serie es una interfaz de bus para la transferencia de datos entre una placa base y otros componentes conectados: discos duros mecánicos, unidades SSD, lectores de unidades ópticas de CD, DVD o BluRay.

Esta tecnología ha avanzado y ofrece una conexión de punto a punto, en la que cada dispositivo se conecta a un puerto diferente, evitando las interferencias por ello son las más utilizadas en los sistemas de almacenamiento doméstico de las placas base de ordenadores personales y portátiles al ofrecer un rendimiento adecuado.

Esta interfaz surgió con el objetivo de sustituir a Parallel ATA o IDE (Integrated Drive Electronics) que quedó obsoleta al superar sus tasas de transferencia desde las primeras versiones, que en un inicio eran de alrededor de 150 MB/s en su primera versión y en la actualidad se alcanzan los 600 MB/s en la tercera versión.

La interfaz SATA se puede convertir en un disco duro externo, ideal para ordenadores portátiles, domésticos y servidores de baja capacidad.

Interfaz SAS

La interfaz SAS (Serial Attached SCSI) es una unidad electromecánica con la capacidad de almacenar grandes cantidades de información a una velocidad alta gracias a que cuenta con electroimanes en sus componentes, los cuales se sitúan sobre un eje que gira a gran velocidad, mientras que su interior carece de aire y de polvo.

Esta interfaz es poco conocida por muchas personas ya que su uso es casi exclusivo del almacenamiento en servidores masivos para aplicaciones empresariales, aunque su funcionamiento y desarrollo es similar al del SATA.

Tal y como sucedió en el caso de SATA, la interfaz SAS vino a sustituir al estándar SCSI (Small Computer System Interface) presente en la mayoría de servidores de la época, pero insuficiente para el enorme flujo que requería la proliferación de servicios en red y el aumento de dispositivos conectados a los servidores.

Igual que la interfaz SATA, SAS se encuentra en su tercera versión para alcanzar mayores tasas de transferencia de datos y permitir el mayor número de dispositivos conectados de forma simultánea, pasando de 3 Gbit/s en la primera a 12 Gbit/s en la versión actual, y se espera alcanzar los 22,5 Gbit/s en la cuarta versión.

Diferencias entre SATA y SAS

Tanto SATA como SAS son interfaces de conexión que pueden integrarse en sistemas de almacenamiento con discos duros SSD y HDD. Las unidades SATA son las más usadas y asequibles, pero las SAS giran a mayor velocidad (SATA gira a velocidades entre 5.400 y 7.200 rpm y SAS gira entre 10.000 y 15.000 rpm) por lo que brindan mayor rendimiento para servidores que requieren la conexión de múltiples usuarios.

En resumen, si necesitas montar un servidor para uso académico o para una empresa pequeña, SATA es la opción para ti. Pero, si requieres escalabilidad para agregar usuarios, mayor rendimiento para aplicaciones en grandes empresas, lo que necesitas es la interfaz SAS para soportar la carga de trabajo y reducir la posibilidad de fallos.

Si bien ambas opciones ofrecen seguridad de datos, están en constante riesgo de fallar en algún momento y comprometer la integridad de la información que almacenan. Si este es tu caso, acude con los especialistas de Data Recovery LAB donde somos expertos en la recuperación de datos con más del 90% de efectividad.

Solicita tu orden de servicio a los teléfonos (55) 52-81-87-02, (55) 52-82-38-53, al número LADA sin costo 800 280 8608, o al correo direccion@prodedata.com, donde te atenderemos con gusto.

Last modified: enero 13, 2022

Author